PIENSA EN GRANDE: El lanzador de piedras a la luna

Hola de nuevo, vuelvo al blog. En primer lugar, muchas gracias a los que me habéis enviado comentarios o correos relativos al nacimiento del blog. Cada mensaje es una recompensa. Os voy a contestar….y lo sabéis.
 

Escribí el primer día algo así como “bienvenidos a mi vida”. Y como nadie da la bienvenida sin abrir la puerta de su casa, pues voy a ir abriéndola de vez en cuando para contaros quien soy. Ya sabéis mi nombre, edad aproximada y profesión. Además, estoy casado, sí, felizmente casado, con Yoyo, la que me quiere cambiar la foto, esto es, la que me va a cambiar la foto, y mi mejor crítica, esto es, a la que más caso hago. Tenemos dos hijos, y pluralizo, pues los hijos se tienen entre dos, apuntároslo bien. Son Armandito y Martina, la famosa parejita. Ya os contaré de ellos. Iba a seguir contando de mi vida pero me he dado cuenta de algo importante: que tengo una FAMILIA. Ya escribiré de la familia y su importancia: para mí es el germen de todo, de tu propia vida, del trabajo, de la empresa. Es un motor, que será cada vez más potente si lo mimamos, engrasamos y hacemos funcionar, y que cuanto más funcione más durará. Continuará… 

 

TE REGALO MI ALEGRÍA no es una simple frase o una intención. Son muchas cosas a la vez, es una filosofía de vida y encierra muchas sorpresas, la principal es un libro que lleva ese título y del que os iré haciendo partícipes. Por cierto, a ver si lo acabo de una vez… 

 

Dicho lo anterior, TE REGALO MI ALEGRÍA pretende ser una ventana a la cual me asome de vez en cuando, y espero asomarme mucho, y desde la cual os ofrezca todo aquello que considero que puede alimentar esa filosofía de vida que, a cambio de nada, quiero regalarte. 

 

Escribí al presentarme que una nueva vida es posible si eres capaz de cambiar algo en ti. Pues ya es hora, manos a la obra. ¿Estáis listos? Aunque no pretendo que sea este su orden lógico (ya ordenaremos más adelante, para eso está mi libro), vamos a empezar por la primera lección: PIENSA EN GRANDE.  

 

Lo bueno o malo que consigamos en la vida depende, en una gran medida, de nuestra mente y de nuestra predisposición para las cosas. Dijo alguien que la economía es un estado de ánimo. Pues bien, yo digo que la felicidad es un estado de ánimo, pero que depende mucho de nosotros mismos, pues la felicidad no es algo que esté fuera y debamos salir a buscar todas las mañanas (ese es el error de los superficiales y de los materialistas, que piensan que la felicidad es poseer algo ajeno), sino que está dentro de nosotros, es el mayor regalo que nos ha hecho Dios, pues la ha puesto ahí dentro, para sea fácil encontrarla. Lo importante es saberlo. La felicidad está en nuestra mente, en cómo nos vemos, y en cómo sentimos las cosas, en cómo afrontamos la vida y cómo miramos al mundo. Si nuestra mente es tan poderosa, lo que tenemos que hacer es cuidarla, sacarle brillo a diario. 

 

Os doy una receta fácil: lo primero que tenemos que hacer para educar nuestra mente, entrenarla y orientarla hacia la felicidad es PENSAR A LO GRANDE. ¿Os habéis parado a pensar cuantas horas os dedicáis a pensar a lo grande? Yo os digo que cuanto más tiempo dediquéis a pensar a lo grande, más cosas grandes conseguiréis. Es directamente proporcional. Pensar a lo grande y visualizaros como pensáis os hará mejores, más felices y os ayudará a conseguir todas vuestras metas. Cuanto mayor volumen de pensamientos en grande y positivos realices, más cosas grandes te sucederán. Sólo hay que visualizarlo de la forma más real posible, y situarte a ti ahí dentro de la escena. La generación de este tipo de pensamientos, orientados a “ver” tu objetivo conseguido, te ayudarán a conseguir ese objetivo. El hecho de verte consiguiendo algo que quieres, pero que creías difícil, te ayudará, en primer lugar, a intentarlo, y después a conseguirlo. Seguro. Porque sólo es imposible lo que no se intenta. Si quieres ser un buen padre, piensa en grande y visualízate como el mejor, con todas las virtudes del mejor de los padres, y visualízate como un ser admirado por sus hijos, por su mujer, como un ejemplo para todos, sintiéndote querido y a la vez queriendo. Hazlo a diario, dedícale unos minutos a ese pensamiento, y serás un padre “a lo grande”. Igual cabe decir del trabajo, de tus éxitos profesionales, incluso de tu físico, de cualquier cosa. Piensa en grande y visualízalo, imagínate ya en la meta, saboreando haberlo conseguido. Ten presente que la vida te quiere, sólo hace falta que tú quieras a la vida y que pongas vida en tu familia, en tu trabajo, en tus anhelos, en tus metas. No vegetes, no te limites a sumar años a tu vida, o a sumar logros materiales a tu vida, o “trofeos de caza”, limítate a ponerle vida a tus días.  

 

Tú eres lo que piensas, ni más ni menos. Por eso tu mente debe pensar en grande y verse consiguiendo algo grande. Sólo entonces la vida te dará y pondrá en tu camino cosas igual de grandes. 

 

Mi maestro en la abogacía, Don Manuel S del A (en adelante, Manolo SA), me enseñó preciosas lecciones de vida, muchas de ellas provenientes del mundo agrícola (que gran filosofía la de la gente del campo), y una de las más bonitas es la historia del lanzador de piedras a la luna. Se trataba de un pastor que siempre estaba de noche cuidando sus ovejas, y en esas largas e interminables noches de campo, de tanto mirar al cielo, se empeñó en darle una pedrada a la luna. Se imaginó lanzando las piedras de mil formas, perfeccionando el tiro y, por fin, dándole en todo el centro y viendo como se descomponía en mil pequeñas lunas plateadas, casi como unos fuegos artificiales. Y con tales pensamientos se dedicó todas las noches de su vida a lanzarle piedras a la luna, sin desfallecer, ya hubiera luna llena, ya incluso sin verla, un día tras otro. Nunca se desanimó. Toda su vida así. Nunca le dio a la luna, pero se convirtió en el mejor lanzador de piedras de la comarca. 

 
Haz como el lanzador de piedras a la luna, y piensa en grande: obtendrás tu recompensa. Buenas noches……y cuidado hoy con la luna.

9 pensamientos en “PIENSA EN GRANDE: El lanzador de piedras a la luna

  1. Tan bello como cierto, compadre. Y entre todas las certezas me quedo con una, “lo importante es saberlo”. La vida, el sistema y nosotros mismos hacemos empeño en cegueras y mordazas para no perder el camino útil y de paso apartarnos de las verdades que llevamos dentro. El pastor hubo de lanzar piedras a la luna, procurar lo imposible, para arrancar todo lo que calladamente se escondía en sus laberintos internos, generalmente todo lo que en apariencia no somos.
    Aunque no es menos cierto que el apartamiento de los caminos trazados es castigado con tributos, a veces penosos. De eso sé un rato.
    Estoy convencido de que tu blog es eso, tu manera de lanzar piedras a la luna; un ardid para apartarte de lo cotidiano e ir descubriendo -a todos y a ti mismo- los matices desconocidos de quien habita en tus adentros.
    Un fuerte abrazo para ti y para mis queridísimos Yoyo, Armandito y Martina.

    • Carlos, tus comentarios me soprenden por su profundidad y su sinceridad. Desde luego que este blog es una lanzadera de piedras a la luna, y no desfalleceré tirando piedras, una detras de otra, a todas las metas que se nos pongan por delante. Te envio una sonora pedrada de amistad y cariño. Ahí va…..

  2. Impresionante el formato y las fotos. Toda la idea es muy buena y tiene buena pinta, ahora si que puedes interactuar con tus seguidores.

    Un abrazo

    • Gracias, hermano, ya no hay excusas para no mojarse, espero tus comentarios y sobre todo que nos regales tu alegria. Besos

  3. Querido Armando, enhorabuena una vez más por tu entrada. Sólo por el mensaje merece toda nuestra atención y acogida. Encima, está escrita con esa fuerza, esa determinación y optimismo que suele acompañarte. El sentido del humor no falta en geniales y simpáticas pinceladas que nos acercan tu vida privada y rezuman gracia y “cáscara”, aportando a los consejos de crecimiento personal una vertiente humana y la hospitalidad que ofrecen unas puertas abiertas de par en par. Gracias por pensar en grande y por invitarnos a seguirte. hay piedras para todos. Un fuerte abrazo y, de nuevo, enhorabuena.

  4. Armando me he emocionado. Parece que estaba oyéndolo cuando nos contó esa anécdota.Fue en Angelote o en los Pasantes???No podemos caer en la melancolía.Hay que seguir hacia delante, coger positivismo de pensamientos como los de tu blog y sacar la felicidad de dentro, como tu bien dices.A mas de uno nos hace falta…Seguiré atenta.. beso fuerte y enhorabuena por tu idea.

    • Rocio, se que te vas a aficionar a esto, lo estoy viendo, y tu cuando te aficionas……Si te hace falta sacar de dentro la felicidad, manos a la obra, empieza ya. Y recuerda otra fase del campo, para hacer una tesis, que es un extracto de una sentencia de Virgilio, poeta romano: “QUÉ FELICES LOS CAMPESINOS, SI SUPIERAN QUE SON FELICES”

  5. Pocas palabras tengo para expresar lo que siento …Me lo dice Loreto….casi sin darme cuenta, llego al buscador y…. ahi estabas con tus enanos,sonriendo,cercano….que fuerte leerte!!que bien escribes y cuanto me acercas a mi querida España…expresiones,palabras,lugares que conozco con solo ver una foto…fuerte y como si eso no fuera suficiente me haces detenerme,pensar,respirar mas tranquila,emocionarme,volverte a leer…
    Y sigo queriendo mas,dandole al click, bucando y aparece Yoyo con su sonrisa ,sus respuestas, llego a mis queridos ramon y rocio.
    Cuanta sabiduria me entra en apenas unos minutos y me empapa y me dejo llevar y me encuentro escribiendote sin saber que ,con unos dibujos de por medio,el autocad en un segundo plano,emocionada y gracias a ti en otro mundo en el que tuve la suerte de vivir 11 años.Apenas cruce Pepe la puerta de casa compartiré con él este hallazgo.
    Gracias!!!!!!
    Los quiero

    Desde Uruguay

    • Yo si que no tengo palabras. Que estas lineas hayan llegado a Uruguay al que le emociona es a mi, de veras. Si pudiérais extender el movimiento teregalomialegria.com por el arroyo Santa Maria, por La Esmeralda, por Young….Si has leido el de la Navidad, sólo puedo deciros que Feliz Navidad a todos, y pediros que no dejeis de participar en este proyecto, aunque sea para seguir unidos a través de fotos, recuerdos y buenos momentos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *