EL SOL NUNCA SE PONE

Vivir en Sevilla es un privilegio, hay que reconocerlo. Me gustan infinidad de ciudades de España y del mundo que, sin duda, superan con creces a Sevilla: ciudades cosmopolitas, con tradiciones, con arte, monumentales, con buena gastronomía, con museos importantísimos, con mucha vida, con color y hasta con olor. Ciudades que me han dejado huella y en las que viviría, y que me llevan a concluir que Sevilla no puede ser ni la mejor ni la número 1. Pero eso no está reñido con reconocer que vivir en esta ciudad, en la que nací y me he criado, es un auténtico privilegio. Y más allá de los tópicos, que ahora mismo escondo para no parecer un cursi y para que los lectores de este blog no huyan despavoridos, Sevilla es para mí una ciudad de sentidos, y cuando se despiertan y manifiestan en uno, a la vez, todos esos sentidos, es cuando de verdad se conecta con ella, porque Sevilla es mujer, y se nota (Toledo y Burgos son hombres, no hay duda) y es cuando de verdad podemos decir que vivir en Sevilla es un privilegio.

Pero no penséis que me he convertido en un Antonio Burgos de la vida, ni que ahora me voy a dedicar a escribir postales de mi ciudad, ni que me voy a poner a hablar del azahar. Nooooo. Sigo siendo el mismo (un PACO, por cierto). Es que lo que hoy quiero contaros es una reflexión que de alguna manera tiene que ver con todo eso. 

Llevamos varias semanas en las que Sevilla está desconocida, es y está gris, pero gris del feo, del oscuro, del plomizo, y plomazo. Todo el mundo habla de lo mismo, de que gris está todo. Hace frío, humedad, tengo todo el día los pies helados, he cogido una gripe y varios principios de otras (todos son virus), se me ha roto un paraguas por el viento y sigue lloviendo de lado. Lo que antiguamente eran tormentas, borrascas, o sencillamente un día de perros, ahora se llama ciclogénesis explosiva, encima es Febrero, mes triste donde los haya, y para un abogado como yo un mal mes porque los clientes se quedaron atascados en la cuesta de enero y todavía no han salido. En otras palabras, que no pagan, con lo que al gris se le suma el rojo financiero, sinónimo de grave tiesura.

El tema es que hace unos días estaba cabreado, de mal humor, tristón y gris, por supuesto (el gris está de moda). Y el tiempo “ayudando”. Uno no alcanza ese estado de golpe, sino que lo va incubando, como la gripe. Y se llega ahí pues enfadándote con los que tienes cerca y culpando a otros de tus males (uno fracasa cuando culpa a otros de sus errores), o culpándote a ti de lo que no debes, pero lo haces y te martirizas más, desdeñando a quien no lo merece, bajando tus niveles de autoestima, preocupándote por lo que todavía no ha ocurrido y transmitiendo negatividad a tu interior. Se que todos los que me estáis leyendo ahora mismo os estáis identificando con alguno de esos estados de ánimo, y lo se porque yo a veces los he tenido también, y porque en el fondo todo lo que te pasa a tí también me pasa a mí, y viceversa.

Y cuando ese estado que os he narrado alcanzó su culmen (el momento “peor imposible”), cuando el gris lo inundaba todo, entonces me detuve, dí un golpe mental en la mesa, busqué a oscuras, encontré y saqué mi caja de las soluciones, entoné un BASTA YA enérgico y me dije en voz alta: SE ACABÓ.

Mi caja de las soluciones es una caja imaginaria donde guardo todo aquello que me puede servir para encontrar una solución a algo, y a donde debo acudir (y digo debo porque a veces se me olvida) cuando las cosas se tuercen o simplemente cuando un amigo lo necesita. La llamo caja de las soluciones cuando, paradójicamente, no contiene ni problemas ni soluciones, sino simplemente herramientas para ayudarnos a buscar soluciones.

Al abrir la caja, lo primero que encontré fue una reflexión que muchas veces se nos olvida y que debemos tener presente desde que nos levantamos, y es que ni la vida ni un día son grises porque tengan ese color, sino porque nuestra mente nos hace verlos así. El problema es que a veces vamos por la vida sin ponernos los ojos de ver, y sólo vemos lo que nuestra mente manipula o la consecuencia de los pensamientos o sensaciones negativas con que alimentamos nuestra mente. Y teniendo delante lo bueno y otras cosas que de verdad están ahí, no alcanzamos a verlas y nos resignamos a decir que no existen. Y no es verdad. Y os lo voy a demostrar. Se ha escrito mucho sobre las puestas de sol…..pero eso es sólo una ilusión óptica: el sol nunca se pone porque el sol está ahí siempre, nunca desaparece, lo que pasa es que unas veces es la tierra la que ha girado y no se ve, otras está tapado por las nubes y otras simplemente le damos la espalda o no sabemos verlo.

Mi caja de las soluciones está llena de buenas herramientas, creedme. Algunas muy sofisticadas, pero fáciles de usar. A mí me han ayudado y me ayudan mucho, y pienso que a vosotros os pueden ayudar también. Y como no quiero que por estar en esa estantería de mi mente, de la que a veces ni me acuerdo, en algún momento se me olvide sacarla o no la ofrezca a un amigo, he decidido ir haciéndola pública a través de este blog, que para algo regala alegría, y regalaros esas herramientas para que cada uno de vosotros hagáis vuestra propia caja de soluciones (podéis ponerle el nombre que queráis), y la llenéis poco a poco. Una cosa importante: la única instrucción de uso de estas herramientas es que hay que usarlas a menudo, su engrase es el uso, y con el tiempo cada vez serán más eficaces. Y podeis prestarlas. Hoy os voy a dar cinco.

La primera herramienta que tenéis que sacar todos los días y a todas horas es la que os he contado antes: el sol nunca se pone, el sol siempre está ahí. Y por eso ya se tiene que acabar lo de ver los días grises, porque el sol sabéis que no se ha ido y que siempre está ahí, y que pase lo que pase volveréis a verlo. Dicen los ingleses, con su habitual flema, que “every cloud has a silver lining”, que viene a traducirse como que detrás de cada nube hay un rayo de sol. Y eso es lo que debemos trasladar a nuestras vidas, porque eso es esperanza. Hay que aceptar las cosas tal como vienen, y a partir de ahí ponernos esos ojos de ver a los que aludí antes, con las lentillas de ese sol que nunca se pone, para comprender que toda noche anuncia una madrugada, y en todo final está la semilla de un nuevo inicio. Y tened presente que muchas veces, cuando vemos una sombra, es solo por el efecto de haber interpuesto nuestro cuerpo entre el sol y la misma. Por tanto, caminemos siempre con el sol de frente para iluminar nuestro camino, y nunca la demos la espalda, pues entonces siempre veremos una sombra en nuestro camino.

La segunda herramienta es que eres feliz, y lo eres de serie, de nacimiento. Nacemos con el equipamiento de serie y todos los extras de la felicidad. Ya dije en uno de mis primeros posts que Dios puso la felicidad dentro de nosotros mismos para que el demonio no la encontrase donde todo el mundo la busca, que es fuera. Tristemente hay mucha gente que sigue buscando la felicidad fuera, o en los demás, y que piensa que se puede comprar, y ahí nace su tristeza. Tenéis que pensar que las cosas que de verdad nos hacen felices son gratis. Lo de la felicidad es como lo del sol, que nunca se pone, hay que mentalizarse que lo somos. Y en esa búsqueda de la misma, concéntrate en que disfrutar de algo es mejor que poseerlo. Poseer genera siempre problemas: el deseo de conseguirlo y el temor de perderlo. Muchas veces nos afanamos buscando un objetivo que se supone nos dará la felicidad, y no disfrutamos del camino, y ahí está el error. Hay que disfrutar del mientras, del ahora.

La tercera herramienta es simple: no posponer nada, hacerlo ya. No hay por qué aplazar ni un beso, ni una caricia, ni un abrazo. ¿y si mañana fuera el ultimo día? Nos sentiremos bien haciéndolo y, sobre todo, lo haremos.

La cuarta: piensa en grande, visualízate logrando tus sueños. Se terco y no dejes de soñar ¿Y por qué no se va a conseguir tu sueño? ¿Y por qué yo no? Crecer no significa dejar de soñar, tienes derecho a ello, aunque tengas 90 años.

La quinta herramienta que debes usar todos los días es lo que yo llamo la triple llave, y que es una triple orden: primero, cree en tí. Si tu no crees en ti mismo, nadie lo hará, y el principio de todo éxito es creer en uno mismo. Y no envidies a nadie, ni desees lo de los demás, hadlo al revés: que te envidien a ti. La segunda parte de la orden es rodéate bien, elige bien tus compañeros de singladura y no permitas que nadie te robe ni te estropee tus sueños. Piensa que no es difícil llorar en soledad, pero es casi imposible reír solo. Por último, haz las cosas con amor, pon amor en todo lo que hagas, te sentirás gratamente reconfortado cuando hagas algo con amor y sin pensar en recibir nada a cambio, sino simplemente en hacerlo, y que hacerlo te llene y gratifique. Esa es la recompensa. Da, da, y da (y esta expresión y este deseo de dar se lo dedico a Yoyo, mi mujer, la persona que más da del mundo).

La ciclogénesis que de verdad necesitamos es la del golpe en la mesa, la de decir basta ya, y ser conscientes que el sol nunca se pone. Y con las herramientas que he desempolvado de la caja de las soluciones, ser capaces de soñar, creer en nuestros sueños (¿y por qué no?) y disfrutar del mientras. Y sólo depende de vosotros. Sólo depende de ti.

Os propongo que decidáis lo que vais a ser de hoy en adelante, lo que queréis ser. Acaba de empezar 2014, y como cuando empiezo a escribir en mi moleskine, la hoja está en blanco. Escribamos la historia que queremos, y si queremos cambiar el destino, cambiemos también nuestros pensamientos.

Vivir en Sevilla es un privilegio, hay que reconocerlo. Y más aún cuando te das cuenta que Sevilla no es gris, sino que la hemos estado viendo gris por unos días, pero que el sol está ahí, que nunca se ha puesto, que en cuanto apartas una nube ahí tienes el rayo de luz. Y como toda mujer, basta que ese rayo la mire para que se le encienda la cara y le brillen los ojos. Y es entonces cuando te das cuenta que, con sólo ver en nuestra mente esa luz, una sinfonía de sentidos se despierta y nos enseña una ciudad que nunca fue, ni es, ni será gris.

¡¡¡ A trabajar !!!

 

8 pensamientos en “EL SOL NUNCA SE PONE

  1. Tener una caja de soluciones tan grande como el corazon es sin duda el mejor utillaje para andar por la vida.Arriba los corazones ¡¡¡¡¡¡

  2. Mi querido Armando,créeme que cada entrega que proporcionas a tus seguidores, al menos para mí supera la anterior.

    Esta de hoy sobre nuestra Sevilla, nuestro Sol, y !!! que genialidad!!! descubrirnos a todos” La Caja de las Soluciones” que deberíamos tener cada uno para utilizarla y mirar con otro prisma mas positivo nuestros problemas ha sido sin lugar a duda una genialidad por tu parte.

    Deberías hacer un hueco en tu trabajo ( SÉ QUE PUEDE SER DIFICIL) y escribir, no sé de qué pero seguro que tienes en tu Caja de Soluciones cientos de ideas para plasmarlas en algún que otro libro que nos hiciera disfrutar.

    Un abrazo de tu vecino, amigo y fiel seguidor. Gracias

  3. Armando, de nuevo te felicito. En tu entrada no solo nos regalas tu alegría sino un buen puñado de recursos que podrían mejorar nuestras vidas y otros ojos con los que mirarla. La caja de las soluciones en una gran compañera de viaje que, lejos de ser un lastre, con seguridad nos allanará el camino y nos aliviará las penas. Gracias por tus consejos y tu optimismo. Un fuerte abrazo.

  4. Estimado Armando. Cada nuevo blog tuyo es un acicate para la reflexion. Eres oportuno en los temas q comentas por ser generales y actuales, nos planteas cosas q nos hacen pensar y ademas nos ofreces soluciones y cajas de herramientas para solventarlas. Gracias por estar ahi y por compartir con nosotros tus reflexiones y tus soluciones. Un abrazo.

  5. ¡Bravo Armando! Me ha encantado. Siempre he estado convencida de que la clave para no deprimirse ni hundirse con los problemas es ponerse inmediatamente manos a la obra para buscar la solución y esto no te deja tiempo para el desanimo.

  6. Armando, felicidades.Personas como tú hacen que veamos las cosas de forma especial. Nos hace reflexionar que la vida hay que mirarla con las gafas correctas. Enhorabuena

  7. Querido Armando,
    Conocer tu blog la pasada semana fue un regalo, un regalo de alegría. Siempre embarcado en las selvas de los mercados, en las disputas de las empresas, del dinero y del “más dinero”, embarcado en mis viajes y en las prisas, siempre llevo conmigo ese regalo vestido de tantas formas: de palmada en la espalda, de sonrisa, de asertividad, de hacer bien las cosas, de “Usted primero”, de “”””BUENOS DÍAS”””” (ya nos saludamos poco, aún menos), de silencio cuando no es más bello que la palabra (así decía la canción), de “cómo se siente él para intuir cómo quiere que te sientas para que él se sienta mejor”. Ese regalo que todos conocemos, que todos aconsejamos pero que tantas veces no entendemos. En esas ocasiones como un día de la pasada semana, necesitaba entenderlo y conocí tu blog. Qué bueno es “espejarte” (nuevo concepto) y constatar, porque ya lo sabemos, que hay otras personas que regalan alegría. Esa alegría que va y que luego vuelve para volver a irse y volver a venir. Vivo en positivo, intento coger siempre lo que suma, aquello que resta se cae de mi piel, no hay pegamento que lo impida, vivo el presente y miro al futuro, todo con la alegría que llevo dentro y con esa que hoy me has regalado. No dejaré de leerte.
    Un fuerte abrazo

    • Estimado Mario Q, para mi es una grata sorpresa esta faceta tuya, entre tanta cuenta de resultados, vertedores, obturadores y biflows. Pero ya sabia yo que detras de ese brillo en tu mirada hay algo más que “emocion por un balance”, que hay chispa, y eso es muy valioso hoy en día. Esta mañana he estado en un congreso de eficiencia energética (de todo tenemos que aprender los abogados) pero la conferencia inaugural la impartía Emilio Duró, y nuevamente nos ha impresionado: el secreto de la felicidad reside en tener mala memoria y buena salud, y vivir el mientras, porque el futuro que creemos conocer nunca llegará, y porque la vida te puede cambiar en un instante, por eso hay que disfrutar a tope el presente, este momento, y no posponer nada en la vida. Que tengas una buena semana y feliz navidad (esto es por si no has leido mi entrada sobre la Navidad…)

Responder a jose luis muñoz "PACODETODALAVIDACOÑO" Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *