BIENVENIDOS: ¿Aceptáis mi regalo?

Bienvenidos a este blog, que es el vuestro. Permitidme una pequeña presentación: Me llamo Armando Rozados y soy abogado. Tengo cuarenta y tantos años y quiero contarte a través de este blog que tienes derecho a ser feliz, que te lo debes, y que hay que aprovechar la vida al máximo. Una nueva vida es posible si eres capaz de cambiar algo en ti. Las experiencias que han ido pasando por mi vida, por la de mis clientes y por la de las personas que me rodean me han enseñado que puedo y debo ayudarte, y que muchas de las cosas que te pasan no solo te ocurren a ti, sino que me han pasado a mi. Y quiero que te pares a pensar solo por un minuto que buscas y buscas y buscas algo en el cielo, y no te estás dando cuenta de las flores tan bonitas que tienes a tus pies. 

Es por todo eso por lo Saber más

PIENSA EN GRANDE: El lanzador de piedras a la luna

Hola de nuevo, vuelvo al blog. En primer lugar, muchas gracias a los que me habéis enviado comentarios o correos relativos al nacimiento del blog. Cada mensaje es una recompensa. Os voy a contestar….y lo sabéis.
 

Escribí el primer día algo así como “bienvenidos a mi vida”. Y como nadie da la bienvenida sin abrir la puerta de su casa, pues voy a ir abriéndola de vez en cuando para contaros quien soy. Ya sabéis mi nombre, edad aproximada y profesión. Además, estoy casado, sí, felizmente casado, con Yoyo, la que me quiere cambiar la foto, esto es, la que me va a cambiar la foto, y mi mejor crítica, esto es, a la que más caso hago. Tenemos dos hijos, y pluralizo, pues los hijos se tienen entre dos, apuntároslo bien. Son Armandito y Martina, la famosa parejita. Ya os contaré de ellos. Iba a seguir contando de mi vida pero me he dado cuenta de algo

Saber más

BUENOS DIAS, ¿EN QUE PUEDO AYUDARTE?

Antes que nada, prometo que voy a mejorar el blog, lo haré más bonito y accesible, pero estoy empezando y hasta no me lo creo. Se admiten sugerencias. Alguien incluso me ha dicho que cambie la foto…pues empezamos bien

Cuánta gente se sorprendería si cualquier mañana aparecieras en su vida, en su empresa, en su lugar de trabajo o simplemente en medio de la calle y les brindaras este saludo. Y digo sorprenderse porque nadie hoy en día se acostumbra a que se le pueda ofrecer ayuda desinteresadamente. Sin embargo, podemos hacerlo, y debemos hacerlo. No hablo de dinero, ni mucho menos, hablo de dar, que es distinto. Ayudar es ofrecerse, es dar algo de ti, y dar es algo dinámico, cuyo mejor sinónimo es la ACCION, actuar, hacer algo. Ayudando nos ponemos en marcha, dejamos de estar parados, proyectamos nuestro ser y, en definitiva, nos movemos, y por ende nos reafirmamos en algo que a veces se nos olvida, Saber más